Pic d´Astú y Malacara || Astún

12 de enero de 2023.

La idea inicial era realizar una circular desde el Ibón de Escalar, y cruzar al lado francés por el collado de los Monjes, pero al llegar al parking, observamos la escasa nieve que hay en toda la zona sur de la estación, y en este deporte, mucho más que en otros, es imprescindible saber improvisar. Asumir los cambios. Adaptarse. Y fluir. Algo así como en la vida, ¿no?

Empezamos foqueando por pistas, pegados a un lateral, sin molestar, por mucho que los «altos cargos» de la estación quieran hacer creer lo contrario. Antes de llegar al telesilla de Truchas, nos desviamos a la derecha trazando una diagonal hasta alcanzar el collado de Astún.

Las vistas desde aquí son increíbles. El pico Malacara y Canal Roya a nuestra derecha. El majestuoso Midi d’Ossau en el centro, con las paredes del Casterau y Paradis en primer plano. Pic d’Astú y Pico de Los Monjes a la izquierda. Además, aquí sí hay nieve. Y, por las huellas presentes hechas por los grupos que ya vemos al fondo del valle, pinta polvo.

Nos desviamos hacia la izquierda para alcanzar el Pic d’Astú, aunque no llegamos propiamente a la cima. Cuando finalizan las huellas hacemos un delicioso descenso hacia los llanos de Rébec hasta que la inercia nos hace parar. Tras decenas de giros dejando la huella de nuestros esquís, volvemos a calzar focas para subir al collado previo a la cima del Pico Malacara.

El viento sopla fuerte, así que sin pensarlo mucho, quitamos pieles y descendemos por el filo hasta el collado de Astún, y desde ahí, por el camino de subida, de nuevo a las pistas para llegar en apenas unos minutos a la base de la estación.

Dos días después, el panorama en la misma zona era completamente diferente; con nieve costra y dura. Es tan difícil acertar en este deporte que a veces puede llegar a desesperar. Pero, si tienes la suerte de acertar en el día, como a nosotros nos ocurrió, el disfrute es máximo.

Y aquí viene la reflexión final: Inténtalo hasta el final. Se testarudo, obstinado si así lo deseas. Pero aprende a «fracasar». A vivir en la cara B. A disfrutar del «casi». A asumir que a veces las cosas no pueden ser, que no todo es «Mr. Wonderful». Y que no pasa nada porque, aún con todo, y como decía Andrés Montes, «la vida puede ser maravillosa».

Y lo es, ciertamente lo es.

La nieve ha vuelto para cubrir de blanco todo lo que debería estar tapado hace días. En mente, alguna salida a la que tenemos muchas ganas, y con la que está cayendo, solo puede ir a mejor. Así que nosotros ya estamos afilando cantos.

Nos leemos en la próxima, hasta entonces ya sabéis: planes, y pura vida.

David.

Currucuclillo (230m/6a+) || Mallo Frechín – Riglos

“En un agujero, un murciélago duerme con las alas desplegadas. Yo también duermo colgada de mi hamaca; tres clavos sustituyen las patitas y un nailon sus alas.

Me vine a un planeta de extraplomos imposibles, donde los humanoides duermen como murciélagos. ¿pero quién duerme boca abajo?

¿Será él o seré yo?”

Todavía no tengo claro, como le pasaba a Miriam García Pascual en su libro «Bájame una estrella», quién vive al revés. Y bien es cierto que vuelvo una y otra vez al planeta de los extraplomos imposibles.

Seguir leyendo «Currucuclillo (230m/6a+) || Mallo Frechín – Riglos»

Cresta del Borón (V) Espolón Este || Vadiello

Último día del año. Cualquier excusa es buena para exprimir tu pasión, así que sin dudarlo demasiado Revu y un servidor nos plantamos en Vadiello, justo cuando el sol comienza a iluminar las paredes de conglomerado. Hay dos coches, tres con el nuestro. No veremos a nadie en toda la jornada. Tan solo escucharemos el vuelo de los buitres, y el sonido de las piedras precipitándose al vacío. Absoluta soledad en tiempos de aglomeraciones.

Seguir leyendo «Cresta del Borón (V) Espolón Este || Vadiello»

Pico Sacroux (2.676m) || Valle de Benasque – Llanos Hospital

Veintidós días de inactividad por un pequeño episodio en el que tuve que pasar por «chapa y pintura» finalizan con la primera salida de esquí de montaña de esta temporada. Las condiciones están lejos de ser ideales. Las nevadas del puente de la Constitución han dado paso a un eterno anticiclón con altas temperaturas. Y cuando ha caído algo, lo ha hecho en forma de lluvia, llevándose la poca nieve que tenemos. Una de las zonas que se salva en el valle es la parte norte en Llanos del Hospital, y para allí que vamos.

Seguimos el camino de la ruta de verano hasta salir del bosque donde ponemos esquís. Siempre es mejor poder calzar lo antes posible, pero en este caso y conociendo como es la subida-bajada por el bosque de Gorgutes, no nos importa «perdonar» esos metros para salvar un posible choque contra un pino.

Seguir leyendo «Pico Sacroux (2.676m) || Valle de Benasque – Llanos Hospital»

La magia de Arguis || Pared de Bones

Arguis es un lugar especial. Por mucho que hayas escalado, la primera vez que lo hagas aquí sentirás que estás haciendo otra cosa diferente. Se parece a escalar, pero no es lo mismo. Y eso es maravilloso. Además, está cerca de casa; y no suele haber mucha gente. No le veo ningún inconveniente a este pequeño paraíso.

La arenisca de Arguis tiene una adherencia excelente. Si vas a «blocar» a Albarracín, lo más probable es que vuelvas sin yemas, ¿verdad? Pues lo mismo ocurriría aquí, si no fuera porque en esta peculiar escalada, es más importante confiar en tus pies que en tus manos, principalmente porque de éstas no suele haber muchas.

La primera vía que hice en esta escuela fue Sendero Límite o Vía Ralla d’as Tiñas. Tiempo pasó, hasta que el año pasado decidí volver para recorrer la Blue Velvet. Y, como si de una peregrinación se tratase, este año acudo con Ari a Con Coco y Alicates.

Seguir leyendo «La magia de Arguis || Pared de Bones»

Lorenzo Ortas (6c/335m) || Peña Rueba

Me habían hablado tan bien de la vía Lorenzo Ortas que casi era obligación hacerle una visita. Tiempo atrás, sus números me generaban dudas (y respeto), por lo que no era el momento de «meterle mano». Pero, a día de hoy, me siento mucho mejor escalador que hace un año y era, sin excusas, el momento de hacerlo.

Aparcamos el coche a las 9 de la mañana. Apenas hay un vehículo. Todavía no nos hemos colocado el arnés cuando llegan tres furgonetas y dos coches más. Hoy, la temperatura es agradable, brilla el sol, y no hace viento. Hoy se escala. ¿Hay algo mejor que escalar con el sol del invierno?

Seguir leyendo «Lorenzo Ortas (6c/335m) || Peña Rueba»