La mirada de Maite (330m / 6b) || Peña Rueba

Todas las vías de escalada tienen un nombre con una historia detrás. A veces es pública y la conoce todo el mundo. Aunque siempre existe la posibilidad de inventarse una película propia.

Para mí, hoy, Maite ha sido el nombre de esa energía interna que te mantiene en movimiento, independientemente de las condiciones –frío y viento han sido protagonistas-. Sin darle importancia a los hándicaps –demasiado tiempo sin hacer vía larga-; sin pensar en las consecuencias.

Hoy, su mirada nos ha cautivado. Se podría decir que, en cierta manera, nos ha salvado. Ha agarrado y sacudido nuestro cuerpo tan fuerte que hasta el alma lo ha percibido. Y ha sonreído. Quizás llevaba tanto tiempo en carencia de emociones que lo de hoy ha sido desproporcionado. Como si el día de hoy valiera por dos.

A pie de vía, L1 y L2 sirven para canalizar y focalizar mi energía. Escalo de manera automática; no pienso, solo subo. Pocas veces ocurre, pero cuando sucede, es maravilloso.

El L3 es un mero trámite para colocarnos en la línea del primer largo de dificultad (L4/6a+). Al frío se le antoja hacer nuestras manos insensibles, como si fueran de cartón; pero lo que no sabía él, es que nosotros desbordábamos motivación y ganas, y lo encadenamos con bastante soltura.

A partir de aquí, los siguientes tres largos son una delicia. Transcurren por un muro compacto con buenos agarres en el que la línea fluye serpenteando para buscar el camino más fácil, seguro y divertido.

Alcanzada la reunión del L7, comienza la fiesta del canto. Javi abre un precioso y vertical largo con dos pasos clave, donde la gravedad empieza a hacer de las suyas. A pesar de ello, un 6a+ vuelve a rendirse.

Es mi turno, y encaro con muchas ganas el siguiente largo de 6b. Quizás demasiado ansioso, fallo pies y me coloco en una posición donde no tengo más opción que decir la palabra mágica: ¡Píllame!

La realidad es que aunque ese paso lo hubiera encarado de la manera correcta, me habría tenido que colgar una o dos chapas después, porque, a pesar de ser un largo con infinidad de cantos grandes, no da descansos hasta que encaras la pequeña canal previa a la reunión. Lo que los buenos llaman un largo de continuidad, en definitiva.

Los pasos salen, pero tengo que descansar con frecuencia. La satisfacción al superarlo, sea como fuere, es real.

Javi encara el penúltimo largo; 6a+ de nuevo. La panza inicial parece que quiere expulsarte de la pared; mandarte lejos. Pero el muro final tiene unos movimientos agarrando enormes bolos, que lo único que somos capaces de decir es afghhhssss, que significa no podemos estar disfrutando más.

Una fácil travesía pone punto y final a la mirada de Maite.

Camino al coche, echo la vista atrás. La pared de Peña Rueba se torna de un color entre naranja y rojo; el sol del invierno apenas calienta. La mirada de Maite nos hace un guiño. Creo que sabe a ciencia cierta que nos ha hecho un favor. Nos ha dado mucho más que una simple vía de escalada. Sabe que para nosotros ha sido algo especial, en un momento donde las emociones están confinadas.

Hoy los ojos volvieron a brillar de esa manera. Le debemos una.

Nos leemos en la próxima.

Hasta entonces, ya sabéis: emociones, y pura vida.

David.

Sponsored Post Learn from the experts: Create a successful blog with our brand new courseThe WordPress.com Blog

WordPress.com is excited to announce our newest offering: a course just for beginning bloggers where you’ll learn everything you need to know about blogging from the most trusted experts in the industry. We have helped millions of blogs get up and running, we know what works, and we want you to to know everything we know. This course provides all the fundamental skills and inspiration you need to get your blog started, an interactive community forum, and content updated annually.

Aguja Haurillon (3.075 m) || Benasque

Éramos libres.

Libres para poder decidir.

La noche era más oscura que nunca en el valle de Vallibierna. La luna apenas iluminaba el sendero; a diferencia de nuestros frontales.

Caminábamos sin hablar demasiado, como autómatas. La aproximación hasta los ibones de Coronas se nos hacía muy familiar,  y no teníamos que pensar.

Seguir leyendo “Aguja Haurillon (3.075 m) || Benasque”

Cresta Roques Blanques || Llauset

Desde el embalse se veía todo lo que teníamos que recorrer. Llauset se mostraba como un escaparate donde escoger aquello que más desearas. En nuestro caso, el artículo era una montaña, y el dinero nuestro propio esfuerzo. Eso, y algo de valor.

Un estrecho camino bordeaba la presa por la derecha. Una cadena facilitaba el flanqueo, equipada seguramente para evitar riesgos en presencia de nieve y hielo. Seguir leyendo “Cresta Roques Blanques || Llauset”

Pico Tempestades (3.289m) || Llosas

13 de junio. La montaña ha abierto sus puertas. O por lo menos, quienes las guardan.

La pista hacia el Refugio de Pescadores presenta alguna que otra  piedra que nos obliga a parar y despejar la zona. Lo que está claro es que no ha pasado mucha gente por ahí los últimos meses. Historias de pandemia.

Hay agua por todos lados. La pared que protege el ibón de Llosas escurre por cada una de sus grietas y, la pleta anterior, es más bien una piscina de chapoteo. Seguir leyendo “Pico Tempestades (3.289m) || Llosas”

El mismo, pero diferente.

Hacía frío para ser verano. Supongo que no era consciente de la altura a la que estábamos. No era más que un novel senderista.

Las gotas de rocío en las plantas estaban calando mis calcetines. Iba en pantalón corto; craso error. El paso era firme y seguro, a pesar de que mis botas eran las que se les atribuye a un neófito de la materia.

Habíamos madrugado, escuchando los consejos de sabios: “Es importante tener margen de tiempo para volver. Además, las horas centrales serán muy calurosas, y deben pillarte bajando.” Seguir leyendo “El mismo, pero diferente.”

Memorias escaladoras II:

Meditación vertical.

Es un V+, grado que debería estar controlado, y que sirve para calentar. La primera vía siempre cuesta, o por lo menos esa es la excusa que se suele poner cuando no te encuentras del todo a gusto. Asciendo algo dubitativo, pero lo hago. Porque muchas veces consiste en tirar hacia delante, o hacia arriba en este caso, aunque las dudas se te coman por dentro. Seguir leyendo “Memorias escaladoras II:”