Espolón del Gállego 250m (6a+) || Peña Rueba (Cara E)

“Mientras… me duele cuando lo agarro y también cuando lo suelto como si el miembro fantasma tuviera aún el recuerdo de ese roce. Igual que si agarras en la mano muy fuerte una pelota y la dejas ir… sigues sintiéndola aunque no la sostengas.

Dejar ir. Para sentir. Para que no se escape lo esencial, lo que queda cuando no lo agarras.”

La vida tiene extrañas maneras de recordarnos que se acaba a cada minuto.

A veces te manda señales, para que no pierdas el norte y te centres únicamente en lo esencial. Otras, se empeña en darte un palazo cuando tú ni siquiera estabas en guardia. O por lo menos con ésta alta. Alguna de ellas viene con moraleja, y otras simplemente no tienen justificación. Esas son las peores.

Pero supongo que dentro de nosotros hay un impulso que nos hace seguir adelante, con la estúpida idea de ser feliz. Como si eso fuera lo más importante. Algo tan banal.

¿Lo que de verdad importa? Vivir.

IMG_20190427_122741

Peña Rueba se presenta como otra oportunidad para hacerlo. Javi y yo ponemos rumbo a la cara Este de sus paredes, con el objetivo de hacer una vía nueva para nosotros. Hay demasiados caminos como para andar repitiendo.

Tras poco más de media hora de marcha, alcanzamos la base de la pared.

Javi comienza abriendo ruta con una tirada de unos 55 metros de Vº, juntando así los dos primeros largos.

Las reseñas indican que el L3 conviene no empalmarlo con el siguiente, pues las cuerdas rozan demasiado. Comienzo con una travesía a la derecha, para subir y volver a ir a la izquierda. Efectivamente, no lo unimos con el próximo.

L4 y L5 comienzan con una salida fina que afloja a medida que asciendes. Javi se lo merienda sin problemas, y monta la R.

La siguiente tirada, que volvemos a unir (L6 y L7), presenta el punto más difícil de la vía. Tras la primera parte de Vº, comienza el L7. Me desvío a la derecha, donde se sube con manos generosas, hasta que desaparecen y te obligan a desplazarte a la izquierda, con manos un tanto pequeñas que, ahora sí, muestran el camino mantenido con mucho canto hasta la reunión. Por momentos pienso en parar a descansar, pero me fuerzo a no hacerlo.

dav

En la repisa, sentado, monto la reunión con la satisfacción de haberme sentido un poquito más escalador. Cojo aire, y miro detrás de mí: a la derecha, Riglos, siempre preciosos. Al frente, Ordesa nevado. Unos metros más abajo, mi compañero de cordada y amigo. Y ahí, es cuando digo que me encanta la vida.

Javi alcanza la reunión, su cara le delata, como a mí: está disfrutando.

La salida explosiva para superar una panza “riglera” del largo 8, nos deja, tras L9 y L10 poco reseñables, en la cima de la Punta Ralla.

El tiempo apremia. Seis rápeles nos devuelven a la seguridad del suelo.

El tiempo siempre apremia, en eso consiste. Y la seguridad, brilla por su ausencia. Por eso hay que aprender a andar en equilibrio.

Por eso nunca hay que dejar de ir hacia delante. Hacia arriba.

Siempre en movimiento. Una escalada más.

Nos leemos en la próxima. Hasta entonces, lo de siempre: montaña y pura vida.

David.

dav

IMG-20190427-WA0053

Anuncios

Vía del Bolo (6a+) al Mallo Cored || Riglos

Hay muchas vías en mente por hacer en Riglos. Pero Riglos siempre suena a grande. A respeto y prudencia.

Y como al igual que para correr, primero hay que saber andar; para escalar en los mallos de mayores, no viene mal tachar vías que por ahora están un poco más al alcance de nuestra mano.

Javi, nueva incorporación en nuestro particular “Al Filo”, y un servidor nos preparamos para una buena dosis de boloterapia. Seguir leyendo “Vía del Bolo (6a+) al Mallo Cored || Riglos”

Corredor Z al Tríptico || Peña Telera

Siempre he tenido lugares del Pirineo donde no he querido ir si no era en determinadas condiciones. Como cuando me prometí que no quería pisar Riglos si no era para escalar.

Así, hay sitios en invierno que están guardados para cuando tenga los conocimientos y material necesario para hacerlo en esquí de montaña.

Peña Telera era uno de ellos. Las aproximaciones largas se hacen pesadas y la vuelta puede ser agónica dependiendo de cómo se encuentre la nieve. Unas tablas bajo los pies facilitan la tarea, o por lo menos la hace más interesante. Seguir leyendo “Corredor Z al Tríptico || Peña Telera”

Espolón Guanchinfú (V+) || Peña de la Predicadera

Lo tengo asumido. No tengo remedio. No puedo centrarme en un único deporte. Es superior a mis fuerzas. Cuando estoy haciendo uno, mi cabeza está pensando cuándo va a poder hacer el siguiente. Y así, sin parar. En bucle.

Me quedaré con la espina de saber qué habría pasado si hubiera echado horas al mismo durante más tiempo.

Cero pena. Me conformaré con ser feliz y hacer lo que me pide el cuerpo en cada momento. Seguir leyendo “Espolón Guanchinfú (V+) || Peña de la Predicadera”

Tuca Estibeta de Literola || Valle de Remuñe

1-2 de diciembre llevaba marcado en nuestro calendario desde hace un par de meses. Era una fecha especial. Primero, porque suponía intentar una ruta que llevaba rondando en mi cabeza el tiempo suficiente como para estar muy motivado: Aneto por el corredor Estasen.

Y segundo, y mucho más importante, significaba el reencuentro en montaña de los cuatro que Tabernés unió, y ya nada separó. De los mismos por los que este blog apareció: Revu, Marcos, Raúl y un servidor, volvían a reunirse en el Pirineo. Por fin.

Esta motivación que sentía iba aumentando cada vez más conforme se acercaba la cita, por motivos evidentes (era un señor objetivo para nosotros), y por motivos personales. Seguir leyendo “Tuca Estibeta de Literola || Valle de Remuñe”

Vía Asterix (6a) || Olvena

Comienza a llover. El agua empieza a cubrir la pared de un color más oscuro. Hará que todo resbale, dificultando nuestros pasos de bailarina sobre la caliza de Olvena.

No era lo que Alberto y yo deseábamos para empezar a escalar. Pero a veces a la vida le importa bastante poco tus planes, así que no te queda otra que adaptarte. Y seguir.

Comienzo el primer largo de la vía Asterix, en el congosto de Olvena. Éste comienza con pasos en una placa a la que no apetece demasiado subirse si la pared se encuentra húmeda. O sí, quizás sí. Porque por eso estamos aquí. Porque queremos. Seguir leyendo “Vía Asterix (6a) || Olvena”