Aprender. Progresar. Escalar.

No teníamos suficiente con la deportiva, así que el fin de semana pasado realizamos el curso de escalada en paredes, para poder “enmarronarnos” largos arriba en muros de roca.
Para aprender, 215 metros de vía con dificultad hasta Vº, en Peña Rueba (Dos diablos en el corazón). Suficiente por ahora.
No os puedo explicar la sensación de subir por una pared, y ver metros y metros bajo tus pies; así que os dejo con algún instante captado. Para conocer qué se siente ya sabéis lo que tenéis que hacer.
DSC_0050

DSC_0054

DSC_0060
Hasta entonces, voy con otro intento de explicar por qué hacemos lo que hacemos.
¡Nos vemos! Pura vida.

Respiras hondo y tiras para arriba. Sin pensar demasiado, porque si lo haces puede que digas: por qué cojones estoy aquí.
El latido del corazón se acelera; tus brazos, sujetos a esa minúscula presa, cada vez están más agotados; tus extremidades inferiores empiezan a temblar; la musculatura del cuello y los hombros aumentan su tensión, como si quisieran explotar, desaparecer; se reduce el nivel de la saliva en la boca, secándola; se estrechan los vasos sanguíneos, se detiene la actividad del estómago, no hay ni mariposas ni cualquier patraña que puedas leer en un poema de amor; tu cerebro ve cada vez más alta la caída que puedes sufrir y te imaginas millones de consecuencias que ésta puede tener. En definitiva, te paralizas, literalmente.
Y ahí estás, ya estás en ese punto. Dentro de ti, algo se mueve. Tranquilo, será que estás vivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s