Vía Sendero Límite (V+) en Peña Rueba

Con ganas. Tantas como para preparar con días de antelación esta escalada, como para pedir un día libre y levantarte a las 7 de la mañana con un único objetivo: Ascender.

Con actitud. Esa con la que haces frente a los problemas, con la misma que te hace superar catorce largos de conglomerado en un baile vertical. Con la actitud del que tiene claro cuál es su meta en montaña: Progresar, mejorar, aprender. Y disfrutar.

El viernes de Halloween, Marcos y un servidor, David, poníamos rumbo a Peña Rueba, para escalar la vía Sendero Límite (V+); y es que le tenía ganas, por la roca, por el lugar… o por la sensación de estar colgado, como los yonkis.

Hay que ser valiente para empezar, y de eso Marcos va sobrado. De brazos también, así que decide empalmar los dos primeros largos. (Nota mental: No hacerlo en el futuro, la cuerda roza una barbaridad.)

Empiezo frío, voy de segundo y el L2 se me hace especialmente duro. La mochila me pesa, los antebrazos empiezan a quejarse (¿ya?), no veo los movimientos claros… No son las mejores sensaciones para encarar la vía. Por un momento el David valiente y orgulloso se negaba a acerar los pasos, pero rápidamente y sin titubear demasiado volvió ese David cobarde y cauto que se agarró a la cinta para superar la panza, y que disfrutó del resto de los largos sin dudarlo siquiera.

Abro el tercer y el cuarto largo, este último vertical, con panzas que quieren escupirte de la pared. Pero ahora me encuentro confiado, empezamos a sentirnos escaladores.

DCIM104GOPRO

Y hasta aquí la verticalidad; seis largos consecutivos bastante tumbados sin demasiada historia. La chispa la puso Marcos en el L10, y es que no sé si me dan más miedo las barrigas conglomeradas de Peña Rueba o su disfraz. Decidid vosotros.

12065915_10153564726415412_7243838468196187321_n

Vamos bien de tiempo, así que queremos acabar la vía en condiciones: escalar los últimos cuatro largos equipados recientemente que completan la pared y dan el toque final a una línea fantástica.

La verticalidad y estética del L11, la travesía del L13 y la canal del L14 hace que disfrutemos como enanos al llegar al final, a la cima, tras luchar durante horas en este mundo escarpado.

12065593_10153565228055412_5228705776810753660_n

Somos realistas; no tiene gran mérito hacer esta vía, no es ninguna gesta deportiva, y el 100% de las personas podría completarla; pero me encanta la sensación de mejorar. Yo sigo enamorado de esas cosas diminutas que causan emociones gigantescas.

Nos vemos en la próxima, mientras tanto ya sabéis… Montaña y Pura Vida.

DCIM104GOPRO

IMG-20151030-WA0014

“Es un magnífico primer paso el ser capaz de reconocer qué es lo que te hace feliz.”

Sin título

Aquí el vídeo resumen de la escalada:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s