Reencuentro a 2400 metros

Hace bastantes meses ya que Alba dio un paso importante en su vida, con esa energía y esas ganas que le caracterizan, para vivir una enriquecedora experiencia en el extranjero. El fin de semana pasado era el momento idóneo   (y cual no lo hubiese sido) de hacer un reencuentro a la altura de ese cambio.
DSC_0161

El lugar elegido fue el Valle de Ordesa, marco conocido e incomparable del Pirineo y entorno ideal para una salida rápida y especial. A esta idea se sumaron Javi, que como Alba hacía mucho tiempo que no sentía tan de cerca el ultravioleta en su rostro, Oscar, ávido de un poco de aventura que le trasladase a sus buenos años de montañero, Edu, que llevaba mucho tiempo queriendo hacer algo con nosotros y Sergio, buscando un poco de aire fresco lejos de la contaminación que  estos días azota Madrid.

DSC_0156

La excursión arrancó desde la pradera de Ordesa donde el 101% de los senderistas optó por ir a visitar religiosamente la archiconocida, que no por ello más bonita, cola de caballo. Nosotros en cambio decidimos ascender por el inclinado y aéreo circo de Carriata en dirección a la entrada oeste de la Faja de las Flores. La subida contó con todos los elementos que se le exigen a una buena ascensión, esto es, desnivel (1200m+), técnica (un par de chimeneas equipadas) y buen ambiente (de eso íbamos sobrados).

DSC_0182

Tras un par de horas y alguna que otra pulsación fuera de la llamada zona de confort, nos topamos de bruces con la imponente entrada a la Faja de las Flores, y lo escribo con mayúsculas porque este sendero así lo merece. Se trata de un camino excavado en la roca por la naturaleza la cual, durante años ha ido percutiendo sobre la basta pared hasta dejar en ella un expuesto pero transitable camino a 2400 metros de altitud, que proporciona al caminante la indescriptible sensación de estar andando por las nubes. La mirada clavada en el paisaje que aparecerá tras doblar una de las múltiples esquinas del sendero y la imaginación  volando junto a nosotros, intentando ser participe en primera persona del espectáculo que subyace bajo nuestros pies.

DSC_0228

Las fotos no son más que la forma de intentar plasmar esas sensaciones que la olvidadiza retina no es capaz de retener en la memoria.

DSC_0219.JPG

Llegando al final de la faja, el valle de Cotatuero asciende hasta nosotros y nos proporciona una bajada fulgurante donde poder disfrutar del contacto con el terreno.

DSC_0244

Comemos algo, nos pertrechamos con el material de ferrata y negociamos el paso equipado que desemboca bajo la pared del mencionado valle, próximo a la cascada de Cotatuero (más espectacular que esa del “caballo”). Aprovechamos el fácil sendero, que nos invita a soltar las piernas, para elevar de nuevo nuestras pulsaciones hasta llegar al parking, y de ahí, unos a casa y a otros a terminar de disfrutar el día con los últimos rayos de sol haciendo la ferrata de la cascada del Sorrosal, en Broto.

DSC_0294

DSC_0338

El balance del día difícilmente equiparable si tenemos en cuenta el paisaje disfrutado, la compañía proporcionada y las emociones saboreadas.

DSC_0318

Gracias a los nuevos por compartir vuestro sufrimiento y a la par vuestro disfrute, y a los no tan nuevos por mantener la misma ambición y ganas de salir a la montaña. A todos los demás….. os esperamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s