Abstinencia.

Abstinencia: Acción de abstenerse o privarse de alguna cosa.

A que acojona. Suena terrible. Privarse de algo, vaya tontería, pudiendo tenerlo todo ¿Verdad? O no. Porque no se puede tener y hacer de todo. Porque el que mucho abarca poco aprieta. ¿O sí?

A lo que vamos, que me voy por las ramas. 18 de junio de 2017. Faltan dos meses para el gran objetivo deportivo del año. Para recorrer una salvajada de kilómetros y llegar a Zermatt; para aclimatar, subir al refugio e intentar, al día siguiente, escalar el Cervino; y para volver, enseñar fotos y vídeos y contar una experiencia más, con cima o sin ella.

Dos meses y yo, tonto de mí,  en abstinencia. Abstinencia de motivación, de estímulos. De pensar en el reto. Y no es ausencia, que también. Y es que este año está siendo diferente.

Salgo menos a la montaña, escribo menos, escalo mucho y pateo poco. Escalo, o lo intento, porque me falta, un nosequé. Cervino apenas suena en mi cabeza. Pienso poco. Siento poco. Y eso es raro.

Es raro, mas cuando sólo hay un responsable. Ha sido decisión propia. No nos vamos a engañar ahora, mirar para otro lado o echar la mierda a otros.

Así que, como siempre, tenemos dos opciones: Seguir poniendo excusas, negando lo obvio, sin mover un dedo. O hacer autocrítica, espabilar, mover ficha.

Arrancar el día con el frío y el rocío. Caminar con las primeras luces del alba. Escuchar nada. O todo. Sentir la respiración, acompañada de tu patata. Bum-bum; bum-bum. Levantar la cabeza y respirar limpio. Agotarse. Estrellarse, en ese cielo lleno de puntos blancos. Acostarse y sonreír sin motivo. Sin ruido. Paz. Pura vida.

Porque cuando sabes lo que hay que hacer, simplemente hay que limitarse a hacerlo.

Nos leemos en la próxima.

12346308_10153640060005412_3483735090955513832_n

“Ahora que lo pienso, es imposible ganar algo sin perder otras cosas. Lo que debes procurar siempre, es que ganes lo que ganes, jamás seas tú el que se pierda.”