La joya del Gállego (6a+, 265m) || Peña Foratata

No es nada nuevo si digo que la gente de Sueño Vertical me ha permitido escalar en sitios donde difícilmente me hubiera atrevido si no es por su manera de equipar. He hecho muchas vías con su firma, principalmente en Peña Rueba y Riglos, y las he disfrutado mucho, puesto que han hecho que me sintiera un poquito más escalador, aunque eso sea un espejismo.

Arrancamos la furgo para dirigirnos al Valle de Tena; una actividad de riesgo, siendo un fin de semana en pleno verano. Coches, autocaravanas, furgonetas, ciclistas, senderistas y runners convivimos en la carretera. Excursionistas, montañeros, escaladores, riders y familias lo hacemos en la montaña. Nunca me han gustado las aglomeraciones. Además me he juntado con gente que tampoco las tolera demasiado. Siempre hemos buscado el sector de escalada donde no va nadie, la montaña solitaria, la hora oportuna para intentar estar solos, el madrugón para evitar la fila, el frontal para bajar al anochecer. La ventana de paz en el caos. Hay lugares que están destinados a periodos concretos. Cuando acaban subiendo los de siempre. Supongo que cabemos todos. ¿Respetamos todos? Eso ya es otro cantar. Me hago mayor.

Partimos de Formigal, recorriendo el mismo sendero que utilicé el año pasado para la vía Valle de Tena, el cual abandonamos cuando éste realiza un flanqueo hacia la derecha, siguiendo el camino poco definido hasta la pared.

Desde hace un tiempo, Ari y yo nos repartimos las vías equipadas, pudiendo disfrutarlas a partes iguales. Ha progresado lo suficiente como para meterle mano a ese temido «6» que a mí me costó años desbloquear.

Comienzo nuestro paseo vertical uniendo L1 y L2 en una bonita tirada de 6a+ con una panza con canto que le da el grado. Como, a priori, L3 era el largo más difícil, continúo de primero, superando un paso de placa en travesía hacia la derecha hasta alcanzar la R.

Jamás he valorado los grados que da un equipador. Sigo teniendo (y ojalá no lo pierda) respeto por los V+, porque se lo que supone escalarlos dependiendo del lugar en el que te encuentres. Pero en este caso yo, que sigo siendo un matao con arnés, hice el paso (y la vía en general) sin grandes sobresaltos, y desde luego todavía no estoy en el punto de escalar los 6b a vista como si fuera una escalera. Que a nadie le asusten los números de esta vía.

L4 arranca con una travesía diagonal a izquierdas, para salir a un espolón (6a), y acabar por una zona herbosa equipada con cuerda fija. Ari se pone en cabeza y lo solventa sin problemas.

Continúo la canal para salir a un diedro, de esos en los que cada uno lo hace de una manera, para alcanzar la R5. Aquí, se nos para el corazón durante los cinco segundos que estuvieron cayendo piedras de un tamaño considerable (o eso nos imaginamos por el sonido), cortesía de la cordada que llevábamos por encima. Parece ser que aún se tiene que acabar de limpiar la vía. Y escalar con tiento.

Ari encadena el L6, mantenido sobre diedros primero a un lado y luego al otro. 6a muy bonito.

En L7, tras superar un paso de placa hacia la derecha (6a+, con cuerda fija para acerar si es necesario), encaro la pequeña fisura por la izquierda, saltándome la R y tres chapas del siguiente largo. Descuelgue y a por la R más incómoda de toda la vía.

L8, de placa y nuestros queridos y familiares canalizos, para Ari. Casi se nos hace raro escalar canalizos sin tener que ir metiendo friends (jajajaNO).

Placa fina con un paso al inicio y que afloja al final, de 30 metros de longitud, hacen que, para mí, L9 sea la joya de la vía. ¿Acaso no seré yo plaquero y no lo sabía? (jajajaNO).

Hoy, en «cómo no gestionar una cuerda…»

Ari finaliza la faena con una corta tirada de V que nos deposita en el collado entre Foratata Oriental y Occidental.

Las vistas y el ambiente es inigualable. Tiene largos muy bonitos, pero por ahora sigue ganando la vía Valle de Tena. Por otro lado, ha sido la vía con más parabolts que he escalado hasta la fecha. Y repito, jamás criticaré algo que me ha ayudado a mejorar. Pero que nos saltásemos varios de ellos en todos los largos, sabiendo lo miedosos que somos, es representativo. Quizás leerlo por aquí, puede que a alguien le de la confianza suficiente como para meterse en una vía de este estilo.

Una vía para disfrutar.

No puedo parar de pensar en escalar. Cada año que pasa, más enganchado estoy. Y, por ahora, no se me ocurre mejor forma de ocupar el tiempo que haciendo aquello que te hace feliz. Muy feliz.

Nos leemos en la próxima, hasta entonces ya sabéis: pasión, y pura vida.

David.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s