Ciao!

Para ser sincero, todavía no sé muy bien qué hago aquí.

Hasta hace 5 meses vivía en un décimo piso, desde el que veía todos los tejados del barrio. En 5 minutos me plantaba en el parque más grande de la ciudad, las tiradas largas se hacían por la ribera del canal, y para ver el atardecer no tenía más que subirme a un mirador detrás de mi casa. Me gustaba mi ziudad.

Ahora vivo pared con pared con unas ovejitas, a 1400 kilómetros de mis amigos, y en un pueblo con la milésima parte del número de habitantes. A las gallinas hace días que no las veo, y al cerdo lo mataron el mes pasado. Cosas de la vida. Seguir leyendo «Ciao!»