Se trata de disfrutar. Peña Foratata

“Nos convertimos en lo que pensamos.”

Nervios y dudas. Con estos pensamientos comenzaba antes de empezar esta nueva ascensión tras el Matterhorn.

El Peña Foratata Oriental es una montaña que a pesar de no tener una gran altura en comparación con sus vecinos Balaítus, Infiernos, etc… no tiene nada que envidiar, ya que una vez llegas al collado Foratata comienza el tramo más divertido y expuesto.

En esta ocasión junto a David, Revu y yo (Marcos), nos acompaña Alex Pina después de dos años extraviado por tierras italianas.

Sin madrugar en exceso, llegamos al parking de Formigal, nos preparamos y comenzamos la andada. El día comienza despejado, con aire frio de norte que se agradece en las subidas. Hacía tiempo entre carreras, entrenamientos, ascensiones de consideración que no subíamos sin preocuparnos del ritmo ni altitud. Parando de vez en cuando a comer algún aperitivo llegamos por fin al collado de foratata. Utilizamos este punto para colocarnos arnés, comer bien, e hidratarnos, para dejar peso junto a Alex que decide no subir.21706516_772704272899418_196077776_o

El primer tramo toca una bajada con piedra suelta que la única dificultad consiste en no resbalar para dejarnos en una faja herbosa muy aérea y estrecha que nos deleita con unas vistas hacia la zona de Formigal desde las alturas. Pasamos la faja cruzándonos con una chimenea utilizada para escalada deportiva con parabolts que sube directo a la cima hasta llegar a la chimenea más sencilla marcada con flechas y puntos rojos y en los tramos mas expuestos ayudados con cuerda fija. 21844204_772704296232749_544467964_o

21844027_772704286232750_183083288_oLa primera chimenea no presenta complicaciones, únicamente la preocupación de no tener un traspié, ya que a pesar de no ser difícil, una caída te lleva directamente al Parking de Formigal. Al no ver dificultades decidimos no encordarnos para subir más ligeros. Y vamos enlazando una chimenea tras otra hasta llegar a la cima.21844135_772704279566084_1138042661_o

La cima se disfruta poco. Una vez arriba vemos que en la zona de Sallent y el pantano de Lanuza se han colocado  las nubes y una capa de lluvia cubre la zona, y por la zona de Anayet se acercan más nubes.  Además decidimos buscar la bajada que se situa más al oeste.forata

Cruzamos una sencilla cresta hasta colocarnos en el primer punto de rapel. Ninguno de los 6 que estamos sabemos exactamente por donde se baja. Una persona del otro grupo decide bajar por una chimenea que te lleva a un árbol, en la que encuentra el segundo rapel. Bajamos todos mientras se monta el segundo rapel que nos deja en una especie de collado. 21769158_772704252899420_218269700_o

El cielo se va cubriendo cada vez más, el reloj marca tormenta, pero nos damos cuenta que ya no hay que realizar más que una pequeña y sencilla destrepada para situarnos justo debajo del collado foratata. La rapidez con la que hemos subido nada ha tenido que ver con la lentitud en encontrar los rapeles y decidir por donde bajar, pero una vez abajo la tranquilidad vuelve. 21706542_772704209566091_440305396_o

Volvemos a encontrarnos con Alex. Recogemos y nos preparamos rapidos ya que la nube se ha colocado encima nuestro y nos recibe con agua nieve y cogemos buen ritmo de bajada hasta el coche.

Necesitaba una ascensión así. Técnicamente el tramo de las chimeneas me recordaba al Matterhorn, pero sin las prisas por ascender ni con tanta presión encima, la subida se hacia divertida, incluso corta.

A veces necesitamos retroceder, volver al punto de partida, buscar la razón por la que decidimos hacer lo que hacemos. Perder para volver a disfrutar de la victoria. Los nervios con los que comencé se convirtieron en motivación para nuevos proyectos.

No se trata siempre de ganar. Se trata de disfrutar.

Marcos.

Anuncios

Burbuja. Midi d’Ossau.

La profundidad del juego al que jugamos relatado en tercera persona por Laura.

————

Burbuja.

 

“Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante”

 

19:00h, Elena y David nos esperaban a la salida del trabajo a Marcos y a mí para poner rumbo al fuerte objetivo: ascensión de Midi d’Ossau.

A eso de las 21:00 comenzamos a caminar un buen rato; mochilas llenas de ganas, de ilusiones y sobre todo, de peso. Debo de reconocer que para mí, el camino se me hizo eterno, dudas, incertidumbre, y muchas ganas de llegar. Seguir leyendo “Burbuja. Midi d’Ossau.”

Si emociona pensarlo, imaginate hacerlo… Gran Trail Aneto Posets. 108kms, 6700m+

Hace ya 3 años que me apunté a mi primera gran carrera de montaña. La maratón de las Tucas. Sus 42kms y 2200m+ por Benasque suponía ya todo un reto en mi cabeza. Lejos veía a aquellos locos que se disponían a correr un día entero para recorrer los 109kms de la Gran Trail.

Tres años después, con dos Vueltas al Aneto previas,  los locos cuerdos que nos encontrábamos el viernes a las 11.30 de la noche dispuestos a realizar la hazaña, eramos Raul y yo… Seguir leyendo “Si emociona pensarlo, imaginate hacerlo… Gran Trail Aneto Posets. 108kms, 6700m+”

Experiencias.

“El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás…”

Porque nadie nace sabiendo.

Puede parecer fácil en nosotros, subimos armoniosamente entre presas, grapas o cualquier agarre, pero creerme cuando os digo que yo también sufrí.

Sufrí hasta que tuve la confianza suficiente en que mis movimientos no me harían caer, hasta que supe que tenía la fuerza suficiente para superar esas dificultades,  hasta que tuve la seguridad de que el material no iba a hacerme caer. Y todo esto se consigue con experiencias. Seguir leyendo “Experiencias.”

La belleza de lo simple. Candanchú.

Que no siempre se pueden cumplir los objetivos lo sabemos todos. “La montaña siempre estará ahí” se suele decir. Pero no haber cumplido casi ninguna de las cimas este año es para hacerselo mirar…

Gran Facha, Balaitus, Garmo Negro, Brazatos e incluso alguna cima en los alpes, quedan en la lista de meros intentos este año y este fin de semana no iba a ser para menos… Seguir leyendo “La belleza de lo simple. Candanchú.”