Seguimos sufriendo, seguimos disfrutando.

Parece contradictorio, pero dista mucho de estar opuesto.

Llevamos unos cuantos años subiendo montañas, conocemos donde está nuestra zona de confort. Creemos saber donde está nuestro límite momentaneo, donde fallamos, qué nos cuesta aprender, qué es lo que nos gusta.

Pese a conocer, o conocernos a nosotros mismos en este medio hay algo que nunca cambia. Seguimos sufriendo y disfrutando por igual. Seguimos mejorando, repitiendo los mismos errores y sobretodo, tenemos claro que este mundo es lo que nos llena,

No valoramos, o eso pienso, lo que tenemos en el “patio de casa”. Ansiamos largos viajes para conocer mundo, nuevos valles y montañas cuando a la vuelta de la esquina tenemos una zona de recreo con infinidad de juegos donde correr, escalar, esquiar, descender por barrancos, etc…

Da igual qué deporte elijas, en cual quieras centrarte para seguir mejorando. Siempre llegará un momento en el que tus piernas se bloqueen, tu cuerpo tiemble o tu cabeza se pare. Sufrirás, querrás que pase esa sensación, abandonar se convertirá en una tentación. Pero seguirás adelante, avanzarás, la sensación de estrés y sufrimiento pasará a convertirse en un sentimiento de superación personal.

Es esta sensación la que recorre tu cuerpo igual que cualquier otra droga. Lo que nos hace seguir queriendo subir a este patio de juegos cada semana. Una sensación que nunca acaba. Nunca dejamos de aprender, nunca dejamos de mejorar, no dejamos de sufrir, no dejamos de disfrutar.

Nos vemos en la próxima, o en la montaña…

DSC_0208

Anuncios

Tormenta en Cregüeña.

La mochila pesa, aunque menos que otras veces. Creo que tengo menos fondo físico que el año pasado, o simplemente es mi sensación. Me hubiera gustado haber entrenado más,  pero de una manera u otra, he hecho lo que me apetecía hacer. Sin obligaciones. Estoy feliz.

Me encuentro bien subiendo las terribles cuestas pedregosas que conducen al maravilloso ibón de Cregüeña, en el Valle de Benasque. El ritmo es lento, no hay ninguna prisa, y amenizamos las cerca de cuatro horas de recorrido con conversaciones eternas y juegos varios. Cada día que pasa tengo más claro como quiero hacer montaña. Pasar cuantas más horas mejor, dormir, parar, reír. Mirar; mirar y observar. Respirar. Seguir leyendo “Tormenta en Cregüeña.”

Abstinencia.

Abstinencia: Acción de abstenerse o privarse de alguna cosa.

A que acojona. Suena terrible. Privarse de algo, vaya tontería, pudiendo tenerlo todo ¿Verdad? O no. Porque no se puede tener y hacer de todo. Porque el que mucho abarca poco aprieta. ¿O sí?

A lo que vamos, que me voy por las ramas. 18 de junio de 2017. Faltan dos meses para el gran objetivo deportivo del año. Para recorrer una salvajada de kilómetros y llegar a Zermatt; para aclimatar, subir al refugio e intentar, al día siguiente, escalar el Cervino; y para volver, enseñar fotos y vídeos y contar una experiencia más, con cima o sin ella. Seguir leyendo “Abstinencia.”

Estímulos.

Suele pasar que cuando te pones frente al ordenador dispuesto a escribir algo digno que se pueda “publicar”, la hoja se quede en blanco. Y es que para los que no nos vamos a ganar el pan con esto de teclear, necesitamos de un estímulo que nos encienda esa bombillita que indica: ahora chaval, escribe eso que sientes, no te asustes, pero intenta ponerlo con palabras bonitas, que sino no lo va a leer ni tus familiares.

Hace semanas que no salgo a la montaña, así que ese estímulo culpable de todas mis líneas está desaparecido. Despistado u oculto. No lo sé. Voluntaria o involuntariamente, creo que tampoco lo sé.

Seguir leyendo “Estímulos.”

Experiencias.

“El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás…”

Porque nadie nace sabiendo.

Puede parecer fácil en nosotros, subimos armoniosamente entre presas, grapas o cualquier agarre, pero creerme cuando os digo que yo también sufrí.

Sufrí hasta que tuve la confianza suficiente en que mis movimientos no me harían caer, hasta que supe que tenía la fuerza suficiente para superar esas dificultades,  hasta que tuve la seguridad de que el material no iba a hacerme caer. Y todo esto se consigue con experiencias. Seguir leyendo “Experiencias.”