Peña Foratata Occidental. Invernal.

Anayet y Arafita eran los dioses más pobres y humildes de nuestras montañas, pero tenían un tesoro muy preciado, algo que querían por encima de todas las cosas, y era su hija: La joven y hermosa Culibillas. A ésta última le gustaba jugar con las hormigas blancas, sentía especial devoción por ellas. De hecho, llamó a toda esa región Formigal.

Balaitus, el dios más temido y todopoderoso, el que creaba y azotaba fuertes tormentas en estos valles, un día se fijó en ella. Lógicamente, a Culibillas no le interesó la proposición de Balaitus, el que, por otro lado, nunca había sido rechazado. Así, enfadado y enrabietado, decidió ir a por ella.

Cuando acudió a raptarla, con el fin de llevársela para siempre, Culibillas gritó: “¡A mí las hormigas!” Y en ese preciso momento millones y millones de hormigas blancas acudieron en su ayuda para protegerla, cubriendo a Culibillas por completo. Balaitus, horrorizado, se marchó, y nunca más volvió. Seguir leyendo “Peña Foratata Occidental. Invernal.”

Anuncios

Santi Sagaste (V+/6a). Peña Rueba.

“No seremos los más rápidos, pero seguro que somos los que más risas nos echamos.”

Es la voz de Alberto en el L3 de la vía Santi Sagaste, en Peña Rueba, después de pasarnos un buen rato intentando poner algo de orden en la Reunión.

Y es que no falla; cuando nos juntamos Alberto, Javi, y un servidor, David, las tontadas y risas son constantes. Y no es un decir. Cualquiera de fuera pensaría, y ya ha ocurrido: A estos chicos les pasa algo en la cabeza.

Pero es que además escalan que da gusto, y con ellos me dispongo a hacer la vía más “difícil” que he ascendido hasta la fecha. Seguir leyendo “Santi Sagaste (V+/6a). Peña Rueba.”

Vía Normal a la Aguja Roja. Riglos.

A no ser que seas un témpano de hielo, es realmente complicado que no se te corte la respiración cuando llegas a Riglos.

Es imposible que, cuando te bajas del coche y empiezas a preparar el material, no pienses por un momento qué narices haces ahí. Que Riglos es para “mayores”. Pero ni tú ni tu compañero de cordada decís nada, y si lo hacéis es para contar cualquier chorrada, evitando ese momento de duda que se tiene cuando estás a punto de hacer algo especial. Seguir leyendo “Vía Normal a la Aguja Roja. Riglos.”

Mont Blanc (4810 m). Ruta Gouter.

“Se acerca una tormenta sobre las dos del mediodía, procurad correr para llegar al refugio de Gouter antes de esa hora”. En un castellano muy francés, nos advierte uno de los gendarmes que se encuentra en el tren cremallera, dirección Nido de Águilas, que nos situará a 2300 metros de altura, para emprender nuestro camino hasta los 3800 del refugio.

No es la mejor noticia para comenzar la aventura y enfrentarse a los 1500 metros de desnivel positivos que tenemos por delante, o por encima.

Según el manual de montañismo que no tengo pero que sí he leído, las aproximaciones tan largas, más aún cuando al día siguiente tienes una dura ascensión, deben ser lentas; dosificando y ahorrando energías para el día de cima. Seguir leyendo “Mont Blanc (4810 m). Ruta Gouter.”

Aneto. Noche a 3404 metros.

“Una persona no llega a ser una y dos pueden ser dos y media.

Parece la idea de uno que sabe de cordadas. Solos no somos nada.”

Hace cinco años ascendí el pico más alto del Pirineo: los 3.404 metros de mi, por aquel entonces, idolatrado Aneto.

Carecía de conocimientos, experiencia, material y posiblemente pasión cuando me llevaron a este reino. Por supuesto no tenía ni idea del significado de la frase que abre esta crónica. Seguir leyendo “Aneto. Noche a 3404 metros.”